En el levante español tenemos un agua con una dureza demasiado alta, lo que repercute negativamente en las instalaciones hidráulicas, calentadores, lavadoras, etc.

Instalando un descalcificador comunitario se solucionan todos estos problemas, dejando el agua blanda, lo que hace que se alargue notablemente la vida útil de los electrodomésticos, convirtiendo la inversión en ahorro.

Pero para que este beneficio se alargue en el tiempo, es muy importante realizar controles periódicos de la dureza del agua, realizando ajustes y regulaciones necesarios en los equipos de descalcificación siempre que sean necesarios, no podemos olvidar que un agua demasiado blanda podría volverse ácida y con ello la corrosión y el sabor ácido haría que no se pudiera consumir. 

Para poder disfrutar de la ventajas de la descalcificación sin preocupaciones le ofrecemos nuestros servicios de control y mantenimiento. 

Disponemos de un equipo humano para atender cualquier avería o necesidad de suministro de sal los 365 días del año.  

Disponible solo para nuestros clientes, sin coste adicional. 


Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lea y acepte nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted